QUINTA DE LOS MOLINOS y BATANIA (NEORRABIOSO)

QUINTA DE LOS MOLINOS y BATANIA (NEORRABIOSO)

Es Febrero, hace una hermosa mañana de sol  y me despierto pensando, ansiando, un poco de verde, de naturaleza. Vivir en Lavapiés está genial. pero echo de menos arboles, hierba verde, aire limpio y naturaleza.

Dispongo apenas de tres horas, así que desecho la idea de escaparme a la montaña: hay que buscar otra solución para pisar tierra, sentir el tacto del tronco de los árboles.

Quizá el El Retiro, demasiado “domesticado”, quizá la Casa de Campo, demasiado invernal…

Y de pronto recuerdo que en medio de altos edificios, en el corazón de la ciudad de Madrid, hay un oasis: el parque Quinta de los Molinos, además ahora es un oasis en flor. Es mediados de Febrero, los almendros estarán comenzando a florecer…

En apenas media hora, en Metro, parada Suances, estamos Blue y yo correteando entre el aroma de los millones de flores de almendro, rodeados por los cantos de los pájaros que parecen cantarle a esta primavera anticipada, los miles de insectos que revolotean entre las flores, los abejorros polinizando a los árboles. La vida, con mayúsculas.

Si quieres saber más sobre este parque, sus orígenes, flora y sus paseos mira aquí Parque Quinta de los Molinos,

Llegar hasta allí

En apenas media hora de viaje en Metro, parada Suances, estamos Blue y yo correteando entre el aroma de los millones de flores de almendro, rodeados por los cantos de los pájaros que parecen cantarle a esta primavera anticipada, los miles de insectos que revolotean entre las flores, los abejorros polinizando a los árboles. La vida, con mayúsculas.

Si quieres saber más sobre este parque, sus orígenes, flora y sus paseos mira aquí Parque Quinta de los Molinos,

 

Perfume de Almendro

Mientras Blue, mi yorkie y escudero, corretea detrás de las osadas urracas (que no le tienen ningún miedo, porque ellas vuelan y él no), yo cierro los ojos y dejo que mi nariz me guíe. Me dejo llevar por el aroma de los miles de flores que impregnan el aire con ese perfume fresco de flor de almendro.

En mi cabeza, comienzo a construir un poema:

Escribo versos blancos como plata encendida

como el glotón trajín de un abejorro

en las flores aún tiernas del almendro

Contrastes que enternecen

El tronco del almendro tiene un tono oscuro, casi negro, como un pedazo de madera quemada que no albergase vida, pero al llegar Febrero y cubrirse de flores se convierte en el ejemplo perfecto del  Yin y el Yan,  las dos caras opuestas, pero complementarias, de la existencia: son la sombra y la luz, el frío el calor, el movimiento y la quietud.

 

 

Hoy me acompañaron los versos de Batania / Neorrabioso

Adoro a este hombre, por su sensibilidad, por su forma de enseñarnos su mundo, el nuestro, desde otra óptica.

No hay más que añadir, que se defiendan los poemas a solas.

Si quieres leerlo, busca aquí, éstos son sus blogs:

Batania

Neorrabioso

En sus propias palabras: Cuando comencé en la poesía se me hizo la misma crítica desde muchos ángulos: mis poemas, decían, eran tan violentos que no se entendían en una democracia. “Escribes demasiado rabioso”, me precisaron, y yo me añadí el neo- más por autoparodia que por intención agresiva.

                                                   Los saciados

No escupen gusanos contra las corbatas.
No atacan las hebras puras del silencio.
No lanzan proclamas a los funebristas.
No dudan ni borran los telediarios.
No arriesgan su nadie en los calabozos.
No manchan las lunas ni el metacrilato.
No saltan las bardas de la policía.
No gritan consignas contra los escaños.
No infringen las leyes de la estricnina.
No cortan las calles no ocupan las plazas
no queman banderas no escriben libelos
no exigen justicia no corren no escapan
no sufren no insisten no claman no luchan.

Ellos no.

 

Los significados

Solo contigo comprendí
el hueso de la filosofía
(tu clítoris siempre mojado)
el nudo de los conceptos
(tu cuerpo que se aproxima)
la caverna de los significados
(tus labios barriendo los míos)

Te amo

Qué difícil es volver a decir teamo
después de haber lanzado teamos a otras mujeres
que se fueron como claveles de humo o naves en llamas,
mujeres que ahora ni me saben ni me recuerdan
o me recuerdan con un hierro negro
ardiendo en la punta de su corazón,
y además, créeme,
no es lo mismo decir teamo a los veinte
que ahora a los cuarenta y cuatro años,
cubierto ya mi estanque de agua sucia,
y sé que me voy a reír al decirlo
y tú también te vas a reír…

Pero qué más da.
Volveré a decirlo apretando una piedra
y temblando ante el lobo de tus ojos.
Repetiré lo que me diga el viento
cuando el rojo del cielo sea tan rojo como verte.
Cuando tu voz se eleve en el aire
y vacilen las charnelas de las puertas, diré te amo.
Diré te amo aquí y en Atenas, te amo
en Londres y en Acapulco, te amo
hacia el futuro y hacia el pasado,
en el ascenso y en la caída,
como un submarino te amo,
cuando seas barco te seguiré amando
y cuando seas naufragio te echaré
mis quince y quinientas manos.

Te amo y no importa que sea diciembre,
te amo y qué escarabajo en tus ojos,
te amo y qué buena noche hace
para leer versos y abrir cremalleras.

DOS CHALADOS

Cómo iba a durar el amor entre dos chalados con flauta
que presumían de mojarse con una manguera de fuego,
tan mentecatos que iban perdiendo bellotas por la calle
y se hicieron preceptores en sembrados de pólvora,

cómo iba a durar el amor entre el espejo y la espeja,
entre el egosiempre rebelde y la egosiempre averías,
entre el alférez molusco de las bombas de mano
y la lectora alegrista del manual de venenos,

cómo iba a durar
si los dos quisieron ser mayusculosos,
si los dos quisieron ser grandipulgares,
si los dos prefirieron diosear entre nubes
hasta poner su amor en toque de queda,
¡si nunca se vio ratón ni ratona
con semejantes humos de águilas, cómo
ibais a durar!!!

No humano

De muchos errores soy responsable,
pero nunca he tratado de ser un hombre.

No tengo hijos. No tengo propiedades.
No pertenezco a nada.
No he firmado contratos
que limitaran mi libertad
con la de nadie.

Siempre me he sentido extraño entre ellos.
Van a votar, yo no voto.
Van de vacaciones, yo me quedo.
Se relacionan y tienen amigos, yo no tengo.
Se les muere su madre y lloran, yo no lloro.
Se cuadran ante su bandera, yo no me cuadro.
Se emocionan con su himno, yo no me emociono.
Por más que busque,
no hallo prueba
que me vincule con esa especie.

Ni siquiera los conozco.
A golpe de “clic” veo documentales sobre ellos
y observo que son criaturas nacidas para rebaño.
Las hembras parecen un poco más limpias, eso es todo.

De algunos fracasos soy responsable, eso sí.
De algunas flaquezas y caídas.
De muchas erratas en mi escritura.

Pero nunca he tratado de ser un hombre.

Ahora, la parte más difícil… traducir estos versos al inglés (ozú)

¿Te gustó este artículo?

Subscríbete a nuestra página para leer nuestras nuevas aventuras

Responsable Marisol Torres.

Aquí nuestra Política de Privacidad.

 

SUBSCRÍBETE y sigue nuestras aventuras