El Valle de la Barranca es uno de esos estrechos valles de montaña, con su riachuelo saltarín, sus pinos silvestres que perfuman el aire y un par de embalses para que la belleza de la La Bola del Mundo y la Maliciosa se refleje en sus aguas serenas.

Apenas a una hora de Madrid, este valle encantador te ofrece una hermosa y fácil senda con un bonito recorrido de unos 11 kilómetros por las laderas de valle. Si quieres una ruta ya de campeones, súbete a la Maliciosa.

 

En el silencio del bosque encontrarás pájaros cantando al inicio de la primavera, ardillas juguetonas, cornejas, buitres leonados, jabalíes, zorros, águilas calzadas que pasan aquí sus veranos y, si tienes suerte, podrás maravillarte con el vuelo del águila real.

Después de bordear los dos embalses, deleitarnos con la elegancia  de los patos dibujando uves perfectas en el agua, asustar a alguna rana con nuestras pisadas y respirar hondo, mi pequeño escudero Blue y yo comenzamos a subir por entre los pinos. Una ardilla curiosa nos observaba desde las ramas, Blue corría debajo del árbol como diciendo “venga, baja a jugar un rato”, pero ella siguió saltando de rama en rama ignorándonos.

El camino va subiendo lentamente dejando al río Samburiel abajo. Una hora después, cuando el canto del río apenas llegaba hasta los pinos, decidí bajar a su vera por una pendiente tan empinada y suelo suelto lleno de hojas de pino secas que pensé que me iba a dar el golpe del siglo. Afortunadamente llegamos al río sin incidentes.

Me apasionan las corrientes de agua, el perfecto cristal de sus remansos, los remolinos locos que retienen las ramas que ha arrastrado el invierno, el sendero de espuma de sus pequeños saltos…

 

Pasear por el borde del río, con el suelo mullido y el sonido del agua es una maravillosa experiencia de paz y comunión con la naturaleza.

Un par de kilómetros más arriba quise cruzarlo para ver de cerca a un gigante: un pino enorme, impresionante, que extiende sus raíces como brazos de Hércules sobre la ladera que baja hasta el río y su copa destaca contra el cielo como el hermano mayor de una familia inmensa. 

Busqué un paso sobre las piedras del río, algo sencillo y sin demasiado riesgo, voy sola por allí donde no hay ni cobertura de móvil, y tras muchos cálculos encontré un lugar por donde cruzar. Blue, que quizá sea más consciente que yo, daba vueltas y vueltas como revisando cada piedra, evaluando las posibilidades. Me preparé para dar un buen salto hasta una piedra grande en medio de la corriente, desde allí al otro lado del río había otro par de saltos, pero mucho más fáciles.

Salté, no sin un poco de temblor de piernas, y me quedé allí esperando el salto de Blue. El perro saltó pero resbaló, cayó al agua en medio de una corriente tan intensa que se lo llevó río abajo casi un metro. Consiguió nadar hasta la orilla y allí, empapado y tembando de frío, se puso a ladrarme.

Armándome de valor, volví a saltar hasta la orilla de donde había partido.

Desde lejos envié mi abrazo al viejo pino del otro lado del río, y caminamos de vuelta  mientras Blue corría alegre y mojado.

Ya de vuelta junto al embalse nos sentamos al sol, a comer el bocadillo y a mirar cómo las nubes se desplazaban sobre un cielo azul transparente.

Y entonces, de pronto, pudimos gozar de la magia del vuelo del águila sobre el valle. !Somos afortunados!

 

La tarde transcurrió entre el canto de los pájaros y los poemas de

Wislawa Szymborska

 

La sensibilidad de esta poeta polaca, Premio Nobel de literatura, te desarma.

Si quieres leer sus poemas, Aquí

 


Algunos poemas:

El silencio de las plantas

La relación unilateral entre vosotras y yo
no va mal de todo.

Sé lo que es hoja, pétalo, espiga, piña, tallo
y lo que os pasa a vosotras en abril y en diciembre.

Aunque mi curiosidad no es correspondida,
me inclino especialmente sobre algunas
y hacia otras levanto la cabeza.

Tengo nombres para vosotras:
arce, cardo, narciso, brezo,
enebro, muérdago, nomeolvides,
y vosotras no tenéis ninguno para mí.

Hacemos el viaje juntas.
Y durante los viajes se conversa ¿o no?
se intercambian opiniones al menos sobre el tiempo
o sobre las estaciones que pasan volando.

Temas no faltan, porque nos unen muchas cosas.
La misma estrella nos tiene a su alcance.
Proyectamos sombras según las mismas leyes.
Intentamos saber cosas cada una a su manera
y en lo que no sabemos también hay semejanza.

Lo aclararé como pueda, preguntadme y ya está:
qué es eso de ver con los ojos,
para qué me late el corazón
o por qué mi cuerpo no echa raíces.

Pero cómo contestar a preguntas nunca hechas,
si además se es alguien
para vosotras tan nadie.

Musgo, bosque, prados y juncales,
todo lo que os digo es un monólogo
y no sois vosotras quienes lo escucháis.

Hablar con vosotras es necesario e imposible.
Urgente en una vida apresurada
y está aplazado hasta nunca.

Ya está todo en sazón. Me siento hecha,
me conozco mujer y clavo al suelo
profunda la raíz, y tiendo en vuelo
la rama, cierta en ti, de su cosecha.

¡Cómo crece la rama y qué derecha!
Todo es hoy en mi tronco un solo anhelo
de vivir y vivir: tender al cielo,
erguida en vertical, como la flecha

que se lanza a la nube. Tan erguida
que tu voz se ha aprendido la destreza
de abrirla sonriente y florecida.

Me remueve tu voz. Por ella siento
que la rama combada se endereza
y el fruto de mi voz se crece al viento.

Fin y principio

Después de cada guerra

alguien tiene que limpiar.

No se van a ordenar solas las cosas,

digo yo.

 

Alguien debe echar los escombros

a la cuneta

para que puedan pasar

los carros llenos de cadáveres.

 

Alguien debe meterse

entre el barro, las cenizas,

los muelles de los sofás,

las astillas de cristal

y los trapos sangrientos.

 

Alguien tiene que arrastrar una viga

para apuntalar un muro,

alguien poner un vidrio en la ventana

y la puerta en sus goznes.

 

Eso de fotogénico tiene poco

y requiere años.

Todas las cámaras se han ido ya

a otra guerra.

 

A reconstruir puentes

y estaciones de nuevo.

Las mangas quedarán hechas jirones

de tanto arremangarse.

 

Alguien con la escoba en las manos

recordará todavía cómo fue.

Alguien escuchará

asintiendo con la cabeza en su sitio.

Pero a su alrededor

empezará a haber algunos

a quienes les aburra.

 

Todavía habrá quien a veces

encuentre entre hierbajos

argumentos mordidos por la herrumbre,

y los lleve al montón de la basura.

 

Aquellos que sabían

de qué iba aquí la cosa

tendrán que dejar su lugar

a los que saben poco.

Y menos que poco.

E incluso prácticamente nada.

 

En la hierba que cubra

causas y consecuencias

seguro que habrá alguien tumbado,

con una espiga entre los dientes,

mirando las nubes.

                                                                      De “Fin y principio” 1993  

 

 

Amor feliz

Amor feliz. ¿Es normal,
es serio, es positivo?
¿De qué le sirven al mundo dos seres
que no ven el mundo?

Enaltecidos mutuamente sin merecerlo,
dos cualesquiera entre un millón, mas convencidos
de que les sucedería. ¿En recompensa de qué? De nada.
La luz cae de ninguna parte.
¿Por qué da en ellos y no en otros?
¿Ofende a la justicia? Sí.
¿Infringe las normas establecidas con esmero,
despeña la moraleja desde la cumbre? Infringe y despeña.

Mirad a los felices:
¡Si al menos se escondieran un poco,
si fingieran agobio para reconfortar a los amigos!
Escuchad cómo ríen: es una afrenta.
En qué lengua hablan, al parecer comprensible.
Y esos ceremoniales, esos miramientos,
esas primorosas y mutuas atenciones,
¡diríase un complot a espaldas de la humanidad!

¿Qué ocurriría
si su ejemplo se imitara?
A qué recurrirían la religión y la poesía,
qué sería recordado y qué olvidado,
quién eligiría permanecer encerrado en el círculo.

Amor feliz. ¿Es necesario?
El tacto y el juicio obligan a silenciarlo
como si fuera un escándalo de las altas esferas de la Vida.

Los bebés espléndidos nacen
pero nunca lograrán poblar la tierra
ya que pocas veces sucede.

Que quienes no conocen el amor feliz
sigan afirmando que no existe un amor feliz en ningún sitio del mundo.

Con esa creencia les será más fácil vivir y también morir.

 

!Si, quiero la Guía!

Responsable Marisol Torres.

Aquí nuestra Política de Privacidad.

 

SUBSCRÍBETE y sigue nuestras aventuras 

 

¿Te gustó este artículo?

Subscríbete a nuestra página para leer nuestras nuevas aventuras

Responsable Marisol Torres.

Aquí nuestra Política de Privacidad.